La importancia de la dieta mediterránea

Se conoce como dieta mediterránea, a la dieta basada un alto consumo de productos vegetales (frutas, verduras, legumbres, frutos secos, pan y otros cereales), aceite de oliva, pescado y carnes rojas en poca cantidad y consumo regular de vino en cantidades moderadas. Esta dieta es consumida principalmente en países como España, Italia y Grecia. Las propiedades saludables que se le atribuyen se basan en el hecho de estos países presentan una baja incidencia de enfermedades cardiovasculares y mortalidad cardiovascular y general, e incremento de la expectativa de vida de estas poblaciones en comparación con los EE.UU. Investigadores y médicos coinciden en señalar, basándose en estudios epidemiológicos y clínicos, que la dieta mediterránea es la más recomendable para preservar el bienestar y la salud de las personas.

Las causas de tales propiedades parecen estar en el mayor consumo de productos ricos en ácidos grasos monoinsaturados, presentes en el aceite de oliva (reduce el nivel de colesterol), pescado, en especial pescados azules ricos en ácidos grasos omega 3 y consumo moderado de vino tinto, que está asociado a un efecto cardioprotector. Una dieta adecuada no es una medicina, sino un estilo de vida cuyo objetivo es lograr una nutrición normal y una salud óptima. La dieta mediterránea, ampliamente estudiada, provee un modelo de alimentación saludable que potencialmente puede disminuir el riesgo de contraer Enfermedades Cardiovasculares.

Aceite de Oliva: El olivo, es un árbol que se cultiva principalmente en los países mediterráneos y su fruto es la oliva o aceituna. España, Grecia, Italia y Túnez son los mayores productores de aceite de oliva, que es uno los pilares fundamentales de esta dieta por los efectos cardioprotectores, con un alto contenido de compuestos fenólicos y vitamina E lo que convierte a este aceite en un significativo proveedor de sustancias antioxidantes. El efecto fisiológico de la Vitamina E radica en impedir la oxidación del colesterol LDL en la sangre, disminuyendo el riesgo de arteriosclerosis. El mejor aceite de oliva es el virgen extra, producido de un primer prensado.

la importancia de la dieta mediterranea