Aristoi es denominación de origen Ribera de Duero

La historia de la Ribera del Duero, ha ido paralela a la unión de la viña y el vino, fruto de unas cepas que marcan su paisaje, la personalidad de sus gentes y su cultura.

Es en el siglo XIII cuando aparecen las primeras bodegas excavadas en el interior de algunas villas. El vino y los viñedos se convierten en parte fundamental del desarrollo cultural y económico de la Ribera; tanto es así que se incrementa la producción, se intensifica el comercio local y comienza la exportación al resto de Castilla.

Las específicas condiciones climatológicas que caracterizan el cultivo de la vid en la Ribera del Duero tienen una gran influencia en el ciclo de crecimiento de las viñas. La climatología de la Ribera del Duero se caracteriza por una pluviometría moderada-baja con unas notables oscilaciones térmicas a lo largo de las estaciones, unos veranos secos e inviernos largos y rigurosos, lo que nos permite enmarcar a la ribera del Duero dentro de un clima mediterráneo.

Todas estas condiciones hacen idóneo el crecimiento óptimo de la vid.

Esta denominación es regentada por el rio Duero como el eje de la Comunidad Autónoma de Castilla y León que une a más de 100 pueblos distribuidos a lo largo de una franja vitícola de unos 115 Km y 35 de anchura. Cabe destacar que no toda la ribera del rio Duero, es Ribera del Duero. Estos vinos sólo se dan en una región concreta y particular, allí donde la naturaleza es única y la tierra especial e idónea para el crecimiento de la vid proporcionando así unos vinos de muy alta calidad.

Las tierras que se agrupan bajo la Denominación de origen Ribera del Duero se sitúan en la meseta norte y en la unión de las provincias de Burgos, Segovia, Soria y Valladolid, pertenecientes a la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

La ribera del Duero se localiza en la gran meseta septentrional de la Península Ibérica, formada por un gran zócalo antiguo arrasado y en gran parte recubierto por sedimentos terciarios El mayor volumen de estos sedimentos esta constituido por capas más o menos lenticulares de arenas limosas o arcillosas, y destaca la alternancia de capas tanto de calizas como de margas e, incluso, de concreciones calcáreas.

La cuenca ribereña, formada durante el Mioceno presenta niveles horizontales, suavemente ondulados, limitados por la erosión diferencial, y convertidos hoy al estado de penillanura. El relieve de la zona oscila entre las lomas interfluviales, con cotas de 911 metros, y los valles, con una altura topográfica situada entre los 750 y 850 metros.

Vino denominación de origen ribera de Duero